La música, nuestra mejor aliada para enseñarle idiomas a tu hijo

Si recordamos cómo aprendíamos inglés hace algunas décadas, una frase serviría para describirlo: las clases eran muy repetitivas y poco participativas.

Ahora mismo no hablamos solo de inglés, queremos que nuestros hijos tengan la oportunidad de aprender múltiples idiomas y la música es ideal para que los niños desarrollen este proceso de manera activa y divertida.

Aplicada a la enseñanza de idiomas, la música permite integrar no solo vocabulario sino también estructuras gramaticales, pronunciación y acercarse a otras culturas.

Hay razones afectivas, cognitivas y lingüísticas que explican por qué en un plan de estudios de preescolar o desde el trabajo con tu hijo en casa, la música debe estar presente:

  • La principal razón afectiva es la motivación, los niños se divierten y adicionalmente van adquiriendo vocabulario y pronunciación. Un aprendizaje estructurado y formal provoca rechazo y genera una imagen negativa del idioma.
  • Entre las razones cognitivas encontramos que la repetición es más eficiente dentro de un proceso comunicativo, es decir, uno en el que lo más importante no es una repetición automatizada sino un proceso donde se precisa la comprensión de lo que se dice y se escucha. Además activa los dos tipos de memoria: a corto y largo plazo.
  • El último argumento es lingüístico. Aprender con música facilita el aprendizaje de un idioma en su uso coloquial, cotidiano, y prepara su oído para la comprensión de los nuevos sonidos.

Pero ¿qué canciones debes elegir en la educación inicial de idiomas para tu hijo? Entre los 4 y los 6 años los niños tienen una profunda curiosidad, son receptivos a nuevos conocimientos y no temen a bailar y cantar en voz alta.

Las canciones ideales para esta etapa son las que llamamos canciones de acción, de estructura poco compleja y que permiten asociar palabras con acciones o identificar partes del cuerpo, colores, números o formas.

Prepara su oído, su voz y su cerebro para un nuevo idioma reforzando sus habilidades de comunicación, los enseñará acerca del tono y el ritmo. Si acompañas el canto con el baile desarrollaran equilibrio, coordinación y conciencia de su cuerpo.

En realidad son tantos los beneficios de la música para enseñar idiomas a tu hijo que no deberías esperar a que ingrese en un jardín infantil para que disfrutarlos. Ahora mismo, cantemos juntos y celebremos. ¿Están listos para una noche de karaoke en casa?

Tips para tomar en cuenta

  1. Elegir la música que les gusta, convierte ese momento en una oportunidad para que los niños manifiesten sus opiniones y gustos.
  2. Elegir canciones que tengan un lenguaje común y de fácil comprensión.
  3. Elegir canciones que cuenten una historia o impliquen acciones