¡Llegaron las vacaciones! 8 tips para disfrutarlas con tus hijos!

El título de este artículo debería tener la frase “sin estrés” en alguna parte porque para disfrutar las vacaciones, el factor emocional es lo más importante. Pero empecemos porque sí, ¡llegaron las vacaciones! y la gran pregunta es ¿Cómo conciliar entre todos los miembros de la familia?. A continuación encontrarán 8 tips para que puedan relajarte y disfrutar de un merecido descanso.

1. Elegir el mejor destino

Desde el tipo de inmueble en el que se alojarán hasta las opciones de entretenimiento que el lugar ofrece, todo debe ser revisado antes de tomar la decisión. El ocio debería ser el factor principal a la hora de elegir un destino. Es importante asegurarse de que cada miembro de la familia disponga de un espacio/tiempo de disfrute en las vacaciones. ¿Qué significa esto? No te dejes impresionar por las imágenes de los folletos turísticos, investiga junto a tu familia qué se puede hacer en ese lugar. Una recomendación es visitar comunidades de viajeros y revisar el top 10 de actividades familiares.

2. Tiempo para compartir

Planifica tiempo para compartir en familia, un día de playa construyendo castillos de arena, una tarde de buceo, una acampada nocturna o una excursión. El tiempo que se comparte en familia enriquece las relaciones y establece dinámicas que fortalecen el vínculo afectivo. Recuerda que el resto del año no tendrás la oportunidad de compartir tanto tiempo juntos sin el agobio de las responsabilidades diarias. Además, actividades como acampar o ir de excursión ponen a la familia en escenarios ideales para fomentar en tu hijo valores tales como el compañerismo, la colaboración y el trabajo en equipo.

3. Disfrutar con sus pares

Es importante que tomes en cuenta la cantidad de niños que podrían estar en el mismo lugar de vacaciones con tu hijo. Eso le permitirá jugar, disfrutar de hacer nuevos amigos y fortalecer su capacidad para interactuar con otros. ¿Qué significa esto? Que irse de vacaciones a una isla paradisíaca pero muy solitaria o ese paquete de “23 días, 23 ciudades en Europa” solo es buena idea si es plan de pareja.

gimnasio-los-andes-preescolar-nuestras-instalaciones

4. Seguridad como sinónimo de prevención

Puede parecer obvio decir que si sales de la zona de confort junto a tu familia será necesario establecer pautas de seguridad más rígidas. Pero no lo es. Muchas familias se van de viaje sin apenas haber definido cómo actuar ante imprevistos. Perderse en el aeropuerto es muy sencillo, o que tu hijo salga del radar de tu supervisión en la piscina o en la playa ¡puede suceder! Y lo recomendable es prevenir.

Tu hijo debe saber en qué hotel se hospedan, cuál es tu número de Whatsapp, debe tener puesta una prenda que indique su nombre y contacto de confianza (puede ser una manilla o mejor una etiqueta dentro de su ropa), pero también es importante establecer pautas de comportamiento que le indiquen qué decisiones tomar, por ejemplo no alejarse del núcleo familiar, no aceptar invitaciones que lo separen del lugar que comparten. Las vacaciones son el mejor escenario para que aprenda algo muy importante: a cuidarse solo y tomar buenas decisiones respecto a su seguridad.

5. Rutinas no, por favor

Tu mantra vacacional será “sin agobios, sin agobios, sin agobios…”. Relaja las normas respecto a los horarios de sueño, alimentación y juego. Es la mejor oportunidad que tendrás para que tu hijo aprenda esa maravilla llamada flexibilidad. Las vacaciones son ideales para ser más flexibles con los deseos de los demás. Si tu hijo quiere acostarse más tarde, pasar más tiempo en la piscina, o incluso cambiar de planes… permíteselo. En resumen, mentalízate a decir más veces sí, que no.

6. ¿El estrés te invade? Sonríe

No, no es una broma. Respira hondo y practica el gesto de sonreír. Otra opción es anticipar las ocasiones que pueden causarte estrés. Por ejemplo, no organices más de 2 actividades por día, las vacaciones no son una maratón. Siempre agrega más tiempo a lo que vayan a hacer; por ejemplo si van a tomar un vuelo, debes saber que al viajar con niños seguramente deberás hacer más paradas al baño, que los niños no dan zancadas como la tuya y que el camino hasta la sala de embarque puede ser muy largo. ¿Ves que estos pequeños detalles toman tiempo? ¡Súmalo para no andar peleando después! Y si no lo tomaste en cuenta, sonríe. No olvides que estás de vacaciones.

img_1728

7. Maneja las expectativas

Que ese maravilloso parque de diversiones requiere de casi una hora de fila para montarse en cada maquinita. Sí. Y te lo dicen en todos los foros y comunidades de viajeros. No esperes las vacaciones perfectas, ese es el boleto perfecto para la frustración. Maneja tus expectativas y las de tu familia, para ello cuentas con muchísimos recursos en línea que te permitirán, junto a tu familia, investigar los pros y contras de cada lugar o actividad.

8. Alimentación y medicamentos

Si el viaje será fuera del país, toma en cuenta que muchos medicamentos no estarán disponibles en el lugar de destino. O pueden estarlo, pero con restricciones. Esto es muy importante si algún miembro de la familia presenta alguna condición médica. Respecto a la alimentación, las vacaciones pueden ser el peor momento para saber que tu hijo es alérgico a los moluscos. Es vital advertir y prevenir este tipo de situaciones. Lo recomendable es asegurar la atención médica en el lugar al que vayan. Hoy en día hay muchos modelos de seguros para viajeros con el alcance y el costo adecuado para el presupuesto familiar.

Nuevas experiencias en familia. Ese debería ser el resultado de unas vacaciones. Planifiquen juntos, aterricen las expectativas y apuesten todo por el máximo disfrute de momentos que recordarán por siempre.