¿Cómo prepararse para un proceso de admisiones?

Ver a tu hijo compartir con otros niños, explorar, hacer actividades y pasar una tarde agradable, es el ambiente ideal para que comience su relacionamiento con el colegio en el que pasará los mejores años de su vida y por eso, ¡llegó la hora de evaluar todas sus posibilidades!. No te preocupes y sigue leyendo porque aquí conocerás pautas para prepararte para un proceso de admisiones.

La formación que le has dado a tu hijo en casa es esencial para su desarrollo personal e intelectual y será la base para el inicio de una vida escolar sana y exitosa. Sin embargo, antes de llegar a ese punto, tendrá que pasar por la valoración de sus habilidades, con el propósito de determinar su preparación para el ambiente escolar y, aunque sabemos que es capaz de hacer muchas cosas, este ¡puede ser un momento estresante!.

En el Gimnasio Los Andes creemos que una evaluación no es el único método para entender a un niño y valorar apropiadamente sus habilidades, por ello, para las admisiones de jardín y preescolar contamos con un método enfocado en el proceso personal de cada niño, en conocerlo y saber quién es realmente. Te invitamos a conocer más sobre esta increíble experiencia aquí.

Para que el proceso de admisiones y todo lo que conlleva se convierta en una gran aventura y sea un juego más, te compartimos algunas pautas que les servirán no sólo para prepararse bien, sino para vivir plenamente esta etapa:

1. Una vez te confirmen que han sido aceptados para el proceso de admisiones, pregunta:

  1. ¿Cómo será el proceso de admisiones?
  2. ¿Qué habilidades y destrezas evaluarán para el curso al que está aplicando tu hijo?
  3. ¿Qué tipo de pruebas realizarán para medir sus conocimientos?
  4. ¿Qué profesionales lo acompañarán en la prueba?
  5. ¿Cuánto tiempo durará todo el proceso (aproximadamente)?
  6. ¿Cuándo podrás conocer el resultado final del proceso?

La idea es que hagas todas las preguntas que consideres pertinentes para que puedan prepararse para ese gran día. No te afanes ni hagas mil cosas. Define un plan detallado para apoyar el proceso de preparación de tu hijo.

2. La buena comunicación será importante. Habla con tu hijo, conoce sus inquietudes y angustias y fundamentalmente, conéctate con él. Hazle saber que será como un juego, una prueba más que van a superar como familia, que contará contigo, con tu apoyo y lo más importante, que sin importar el resultado, estarás junto a él siempre.

3. Establece rutinas en el hogar en las que participe tu hijo, como: organizar la mesa, limpiar su cuarto, dejar la ropa sucia en la cesta, entre otras. Con esto entenderá la importancia de asumir sus responsabilidades, de seguir instrucciones y del valor de ser parte de un equipo. Esto le permitirá interiorizar estas habilidades y desenvolverse mejor durante el proceso de admisiones.

4. Enséñale las “famosas palabras mágicas”: por favor, gracias, buenos días, buenas tardes, buenas noches, permiso, pido la palabra, lo siento y perdón. Estas le darán una idea de educación y modales y serán una buena base para un vocabulario adecuado, lo que le permitirá socializar con otros niños y su entorno de una manera amigable y agradable.

5. Muéstrale con tu ejemplo que la paciencia es una gran aliada para resolver problemas. Aprovecha situaciones cotidianas como un trancón o una fila en un banco para hablar sobre cómo con técnicas de respiración o con una buena actitud se puede superar un momento difícil. Esto lo ayudará a entender que sin importar qué tan compleja sea la situación, siempre hay que respirar y pensar bien antes de actuar.

6. Establece un cronograma de actividades con horarios específicos que le permitan a tu hijo reforzar habilidades de: motricidad, lenguaje, socialización, respeto y conocimiento de valores básicos. La creatividad será tu aliada, por lo que manualidades como hacer collares o, para los más grandes, encontrar todos los números 2 en un dibujo y colorearlos de rojo, le ayudarán a fortalecer sus habilidades y lo prepararán para la dinámica que vivirá el día del proceso de admisión.

7. Para favorecer la socialización, procura organizar “play dates” unos días antes del proceso de admisiones. Así, podrá sentirse tranquilo al interactuar con otros niños, se adaptará mejor a la experiencia y vivirá plenamente el gran día. Por tu parte, podrás identificar qué aspectos tienen que reforzar y fortalecer para que tu hijo cuente con todas las habilidades y herramientas para superar el reto del proceso de admisiones.

8. Muéstrale las normas y los límites en casa para que al momento de interactuar con otros niños, integrarse en un grupo, o dirigirse a sus profesores, cuente con las herramientas para saber qué está bien y qué está mal. Recuerda que los gritos y el maltrato no son la solución y que, si así le enseñas, así se comportará, cuando tenga que enfrentarse a una situación similar.

9. El día del proceso de admisiones, escúchalo y trata de ponerte en su lugar. En caso de verlo muy ansioso, refuerza su autoestima con palabras positivas, háblale de las habilidades y cualidades que sabes que son sus fortalezas. Utiliza esto para reforzar su autoconfianza y seguridad, así crearás una atmósfera favorable para que pueda aprovechar todas sus capacidades intelectuales, sociales y personales durante el proceso.

10. La calma y la seguridad son esenciales para que pueda superar con éxito esta etapa; lo que menos quieres que suceda es que se bloquee o entre en pánico. Para que tu hijo refuerce la seguridad en sí mismo y en sus habilidades, celebra los pequeños momentos en los que veas que mejoró en algo, que sientas que dominó una nueva técnica o que logró lo previsto en el tiempo debido. ¡La autoconfianza es esencial para el éxito en todo lo que emprendas!.

11. Habla con tu hijo sobre lo que pasará el día del proceso de admisiones. Cuéntale cuál es la razón por la que van a vivir esta experiencia, las actividades que realizará y por qué es importante que entregue lo mejor de sí. Todo esto debes hacerlo sin transmitirle ansiedad, estrés o angustia; recuerda que todo lo que perciba y aprenda de ti será lo que refleje en los momentos en los que tenga que enfrentarse a situaciones inesperadas.

12. Lo más importante es que todos las partes estén comprometidos y dispuestos a dar este gran paso, por el presente y futuro de tu hijo. La actitud es primordial, así que permítele explorar quién es y que lo demuestre en cada espacio en el que participe.

Estamos seguros que con tiempo, dedicación, pero sobre todo con amor, podrán vivir una gran experiencia y el proceso de admisiones será el primer paso para vivir los mejores años de su vida.