7 juegos y actividades para divertirse aprendiendo en vacaciones

¡Llegaron las vacaciones y tu hijo lo sabe!. La emoción lo invade y sólo quiere jugar, correr y compartir tiempo contigo, por lo que debes encontrar actividades que, además de entretenerlo, le sirvan para reforzar lo que ha aprendido hasta el momento. Sigue leyendo y descubre 7 juegos y actividades para que no te quedes sin ideas y puedan aprender mientras se divierten y disfrutan de las vacaciones en familia.

Cuando llegan las vacaciones de final de año la emoción de tu hijo se desborda porque es una de las épocas más divertidas, es el momento para vivir aventuras únicas a tu lado, compartir tiempo de calidad en familia y divertirse con los preparativos para la llegada de la navidad.

Aprovecha su entusiasmo y energía para realizar las 7 actividades familiares que te compartimos a continuación, con las que podrán disfrutar de un día lleno de emociones y reforzar lo que aprendió en clases.

1. Navidad en colores

Elige con tu hijo un gráfico de navidad, como un Papá Noel, un reno o un copo de nieve. Procura que sea una figura sencilla, que tenga un borde negro y que no tenga relleno. Imprímelo y marca varias zonas con números.

Define con tu hijo los colores de cada número, ¡y que comience la diversión del color!. Al finalizar pueden recortar las obras de arte de cada uno y unirlas con un hilo para crear una guirnalda que les sirva de decoración para navidad.

La idea de esta actividad es que tu hijo pueda practicar los números, la concentración, la asociación, los conjuntos de números, los colores y, por supuesto, su motricidad fina. ¡Anímate y comienza con el ejemplo que te compartimos aquí!.

colorear-por-numeros-navidad-para-colorear-dibujos-para-colorear-para-adultos-faciles

2. Luces de colores

Para realizar esta actividad necesitarán tres elementos que puedes encontrar fácilmente en casa:

  • 1 hoja de papel blanco
  • 1 marcador negro
  • Pinturas de colores

Entrégale la hoja de papel a tu hijo y pídele que dibuje una línea con curvas. Puedes explicarle la actividad diciéndole que se parece a una pista de carros o a las luces de navidad o, si lo prefieres, puedes pintar una, para que la tome como ejemplo.

Una vez la tira esté lista, déjalo elegir algunas pinturas de colores y explícale que la idea es que utilice la huella de su dedo índice para ir poniendo las luces de navidad. Una vez terminen, dejen secar el papel y úsenlo para empacar algunos regalos, como decoración para el cuarto o para que la nevera tenga un toque de color navideño.

Esta actividad es muy buena para soltar la mano de tu hijo si está aprendiendo a escribir, identificará colores y texturas, entenderá la importancia de seguir instrucciones, estimulará su coordinación motora y la psicomotricidad fina, motivará su razonamiento espacial y será una actividad muy entretenida para vivir una navidad diferente.

3. Carta de navidad

Las tradiciones navideñas son una oportunidad para que tu hijo reconozca sus habilidades mientras se divierte en vacaciones. Hacer la carta de navidad le permitirá desarrollar su imaginación mientras refuerza lo que aprendió durante el año y sólo necesitarás:

  • 1 hoja de papel
  • Lápiz o esfero
  • Stickers
  • Colores o marcadores
  • 1 sobre

Entrégale la hoja a tu hijo y pídele que escriba las cosas buenas y divertidas que vivió en los últimos meses, lo que más le gustó y lo que quiere aprender el próximo año. Pídele que elija 10 cosas que considere muy importantes como: la amistad, poder ir al colegio, tener una familia, los aprendizajes nuevos, entre otras.

Una vez termine la carta, pueden decorarla con stickers o colores, hacer lo mismo con el sobre y hacer un dibujo en el que tu hijo plasme todo lo que escribió; luego, guarden la carta y déjenla en una parte especial de la casa (la chimenea, una bota de navidad o debajo del árbol). Anímate a hacer tu propia carta y ponla junto a la de tu hijo.

El 31 de diciembre lean las cartas juntos para saber cuáles son sus metas para el próximo año. ¡Verás cómo se llena de ilusión al escucharte y le dan un sentido diferente al año nuevo!.

Con esta actividad refuerzan escritura, construcción de ideas, seguimiento de instrucciones, programación neurolingüística y lo mejor de todo: será una forma de conectarse como familia.

4. ¡10 días para año nuevo!

Para esta actividad necesitarás lo siguiente:

  • ¼ de pliego de cartulina
  • 1 marcador negro
  • Colores navideños (rojo, verde, azul, dorado)
  • Esferos o marcadores de colores

Para empezar, toma la cartulina y divídela en 10 cuadros. En la esquina de cada cuadro escribe los números de los días que faltan para la llegada del año nuevo, procura que los números sean un poco gruesos. Una vez termines, pídele a tu hijo que decore cada número con los colores de navidad.

Cuando termine la decoración, en cada recuadro escribe la siguiente lista: 1. actividad, 2. libro., 3. acción buena y 4. valor del día. Cuando termines, pídele a tu hijo que lea esa lista y la complete con lo que quisiera hacer cada día. Puedes ayudarle a completarla.

Al culminar, deberían tener todos los días una lista diferente de actividades, libros, acciones buenas y palabras bonitas. La idea es que, cada día mientras llega año nuevo, puedan disfrutarlo conforme a lo que escribieron en esa lista. Hagan la actividad propuesta, lean el libro elegido, hagan la acción buena y hablen sobre el valor del día.

Como podrás notar, tu hijo reforzará escritura, motricidad fina, seguimiento de instrucciones y por otra parte, comenzará a ver la importancia de la programación de actividades, manejo de la ansiedad, interiorizará los valores y podrá crear un lazo muy especial mientras esperan juntos un año más con la mejor actitud.

5. Noches de baile de navidad

Tu hijo estará lleno de energía y con mucha felicidad por esta época tan festiva, por lo que pueden programar las “noches de baile de navidad”. Con tu hijo, creen una lista de sus canciones favoritas y de las que más los divierten. Lo ideal es que sean canciones en diferentes idiomas o al menos en español e inglés.

Una vez las definan, todas las noches dediquen de 10 a 15 minutos para escucharlas y bailarlas. Aquí lo importante será que tu hijo libere energía, se conecte contigo y pueda disfrutar de tiempo de calidad en familia. Pueden definir algunos “pasos familiares” o crear coreografías. Para ponerle un toque mágico, podrían pegar algunos stickers fluorescentes en las paredes y hacer una noche de luces. ¡Dejen que la imaginación vuele!.

Con esta actividad estarás contribuyendo a la salud física de tu hijo ya que aumentará su flexibilidad, resistencia y coordinación. Dado el ambiente de liberación, reforzará sus habilidades sociales como el respeto por los demás, la cooperación y el trabajo en equipo y, al estar expuesto a otros ritmos e idiomas, practicará vocabulario, mejorando su capacidad de escucha, su concentración, su creatividad y el reconocimiento de otras culturas.

6. Juegos de mesa

Esta actividad no puede faltar si quieres que tu hijo pueda practicar todo lo que aprendió durante este año. Dependiendo de la edad de tu hijo, puedes elegir entre varias opciones como: dominó, ajedrez, adivina quién, Monopolio, lotería, Cranium, Twister, UNO, entre otros.

Los beneficios de los juegos de mesa para tu hijo comienzan con el fortalecimiento de su capacidad de aprendizaje y de su inteligencia emocional. Igualmente, reconocerá su carácter al interactuar con los demás, la importancia de trabajar en equipo, la aceptación de los límites y las normas, la importancia de ser tolerante manejar la frustración y ser paciente.

A través de los juegos de mesa mejorarás la relación con tu hijo, su confianza aumentará, desarrollará habilidades de socialización y lo mejor, será una forma muy especial de crear recuerdos para toda la vida.

7. ABC con la huella de los dedos

Las actividades lúdicas son una gran opción para que tu hijo pueda divertirse y aprender en vacaciones, ya que le permitirán aprovechar su tiempo libre de una manera eficiente. Favorecer que se involucre en procesos artísticos desarrollará su creatividad y sensibilidad y le permitirá desarrollar otras habilidades importantes para su desarrollo.

Para crear el ABC con las huellas de los dedos necesitarás:

  • Cartulinas de colores
  • Pinturas
  • Marcadores

En las cartulinas de colores escribe el alfabeto completo, dejando espacios entre cada una de las letras. Pídele a tu hijo que identifique una palabra por cada letra del abecedario y que la escriba en el espacio correspondiente a dicha letra. Una vez termine, dile que elija un color y ponga su huella debajo de esa palabra y que intente recrearla dibujando lo que escribió.

Por ejemplo, si escribe árbol debajo de la letra A, puede pintar una huella verde como si fueran las hojas y dibujar con café el tronco. Deja que utilice su imaginación con cada una de las letras para que explore con colores y texturas, permitiéndole así expresar la forma como ve el mundo.

La pintura dactilar es muy efectiva para apoyar su proceso de formación porque a través de esta actividad reconocerá el mundo que lo rodea, plasmará sus ideas, desarrollará su creatividad, su concentración y la capacidad de expresarse, fomentará habilidades como la resolución de conflictos, su capacidad para comunicar sus pensamientos y, por la libertad del ejercicio, será beneficiosa para fortalecer su autoestima.

Este mismo ejercicio puedes hacerlo con palabras en inglés. Es un reto muy divertido y que pueden hacer juntos para practicar vocabulario.

Las actividades familiares en vacaciones son necesarias para favorecer el desarrollo de tu hijo ya que no sólo aportarán a su formación sino que serán la manera como podrá crear recuerdos que perdurarán en el tiempo. ¡Anímate y diviértete con tu hijo en vacaciones de una manera diferente!.