Tips para empezar un nuevo año en familia con la mejor actitud

Uno de los propósitos familiares para este nuevo año que se avecina debe ser recargarse de buena energía para lograr a cabalidad todos los objetivos.

Empezar el 2019 con el pie derecho y la mejor actitud será de gran ayuda para enfrentar los nuevos desafíos que se nos presenten, así como para crear experiencias memorables. Es importante que animemos a nuestros pequeños a hacer propósitos factibles para este nuevo año que ya llega, así como a reflexionar acerca de lo que ha sido la temporada que está por terminar.

Esta época es un tiempo para vivir en familia y practicar el reconocimiento y la gratitud por todo lo que tenemos y nos ha pasado, valores que debemos inculcar en nuestros hijos desde temprana edad.

Antes de que pienses en qué comprar para la celebración de fin de año, podrías dedicar un espacio para sentarte con tu familia y hacer juntos una revisión individual de lo que ha sido su 2018. Este ejercicio ayudará a que los niños exploren sus vivencias y emociones, y se planteen las nuevas metas que desean alcanzar en este año que entra, viéndolo así como una nueva oportunidad para hacer realidad sus aspiraciones.

Pero ojo, esta lista no es algo que deba quedar simplemente en el papel; debe ir acompañada de un plan de ejecución tangible en el que es relevante que tus pequeños participen armando la estructura, para que así sean conscientes de su proyecto de vida y cómo cumplirlo.

Desde el Gimnasio Los Andes queremos darte estos tips para que inicies el 2019 en familia con la mejor actitud:

Examinar el año viejo

Es una actividad para hacer en familia que, además, contribuye a consolidar la confianza en el hogar. Puedes realizar rondas de preguntas e ir tomando nota de las respuestas que recibas o, si prefieres, da a cada uno la opción de escribir por separado su balance de 2018 en el que podrían tener en cuenta preguntas como:

  • ¿Qué cosas importantes se lograron?
  • ¿Qué aprendieron?
  • ¿Qué dejaron de hacer?
  • ¿Qué hábitos adquirieron?
  • ¿Cómo recuerdan haberse sentido ante diversas situaciones?
  • ¿Cuáles son sus recuerdos en familia durante este año?,

Entre otros interrogantes que ayuden a obtener amplias respuestas relativas al año pasado.

Metas para el año nuevo

Una vez se haya hecho la retrospectiva del año vivido se puede hacer frente a las falencias que se presentaron. Es entonces cuando es fundamental pensar en qué nos gustaría cambiar y lograr en este nuevo año.

Nuevos propósitos pueden surgir de expectativas no alcanzadas y, por ello, deben considerar los cambios requeridos para lograr los resultados anhelados, junto con una rutina de disciplina que permita cumplir las metas formuladas.

Por ejemplo, se puede examinar si hay fallas en algunos hábitos como la puntualidad, o en qué alimentos están comiendo, al igual que en cómo están aprovechando su tiempo individual.

En familia pueden trazar como propósito para 2019 el apoyarse mutuamente para que cada uno sea constante en lograr sus sueños. Recuerda que también es importante que surjan nuevos propósitos sin precedentes, pero que sean realistas y, aportar ideas que le ayuden a tu familia a ejecutarlos.

Planes en familia

Uno de los objetivos que podrían plantearse en tu hogar es mejorar la calidad del tiempo que pasan juntos.

Es decir, si tus niños dedican mucho tiempo a navegar por internet o a ver televisión, podrías proponer reducir ese tiempo para pasar unos minutos más compartiendo en familia, lo que implica nuevas actividades para hacer fuera de la rutina y que sean del disfrute de todos. Por ejemplo, inventarse un cine o un camping en la sala de tu casa, preparar entretenidas recetas, o salir a un parque de diversiones.

Mejorar la productividad en casa también es posible si se trazan novedosas y entretenidas formas de cumplir con las tareas necesarias, así como implementar posibles recompensas para incentivar a los más pequeños a realizarlas. Cuando estamos en familia nos sentimos recargados de energía porque es tiempo valioso que compartimos con nuestro círculo social más íntimo y personal, en el que confiamos y nos sentimos amados.

Seguir aprendiendo

Es otro de las metas que podrías proponer en tu hogar para que sigan descubriendo y renovando sus conocimientos. Recuerda que es relevante que cada uno se plantee este objetivo como meta personal.

Ten en cuenta que aprender en familia es posible gracias a distintas actividades en las que todos se pueden integrar, como interesantes documentales aptos para niños y adultos, visitas a museos y bibliotecas y lugares turísticos de la ciudad, leer juntos un libro o practicar un nuevo idioma, entre otras.

Agradecimiento y reconocimiento

Como ya hemos dicho, agradecer por lo que nos ha dejado el 2018 nos ayudará a valorar y reconocer lo que somos, tenemos y vivimos. Esta actitud nos aporta además una buena recarga de energía que nos permitirá cerrar ciclos, estimar en toda su dimensión a nuestros seres queridos y seguir creciendo juntos como familia.

Además, se considera que el ser agradecido tiene efectos positivos en la salud de las personas y sus relaciones sociales. Agradecer, también nos puede inspirar a ayudar a los más necesitados, actitud que se debería incentivar en nuestros niños.