¿Cuál es la importancia del deporte para tu hijo?

La actividad física es la base fundamental para que tu hijo desarrolle habilidades sociales, motoras y cognitivas; al tiempo que va adquiriendo hábitos de una vida saludable. En sus primeros años de vida, tu pequeño descubre su flexibilidad y movimientos con los que empezara a desarrollar su fuerza motriz, volviéndolo casi imparable. Conoce cuál es la importancia del deporte para tu hijo.

El hecho de practicar una actividad deportiva que le apasione, se puede convertir en parte de sus rutinas y le ayudará a entender la importancia de ser disciplinado; ya que tendrá que ser constante para superar todo tipo de retos y mejorar sus habilidades, lo que además se verá reflejado en su autoestima.

Para encontrar la actividad ideal para tu hijo, debes identificar cuál deporte es más afín a sus capacidades. Esto le permitirá encontrar una motivación personal con la que incrementará su concentración, atención y memoria; desarrollará múltiples habilidades, al igual que irá superando sus reacciones y tiempos de respuesta en el ámbito físico y mental.

1. La importancia del deporte en el colegio

Al ingresar al colegio, la actividad deportiva sirve como forma de interacción entre los niños, ya que aporta a su crecimiento tanto físico como intelectual. Es normal que tu hijo asocie el ejercicio con realizar algún juego, ya que la actividad física le representa momentos de diversión, relacionamiento con otros; y de esparcimiento mientras aprende de su entorno.

Al ejercitarse en un ambiente escolar, tu hijo no sólo está fortaleciendo su cuerpo y energía física, sino que también se beneficia de las facultades de socialización que ofrece el deporte; ya que aprende valores como el respeto por los demás y por las reglas. La cooperación y trabajo en equipo, la constancia y el liderazgo sensato, lo exponen a entender que en la vida hay veces que se gana o se pierde, por lo que comprende cómo manejar la frustración y cómo actuar correctamente ante estas situaciones.

En el Gimnasio los Andes le apostamos a la actividad física para que tu pequeño se relacione adecuadamente con otros niños y con su ambiente, aportando así, a su crecimiento integral. Por tal motivo, contamos con un catálogo de actividades complementarias que tu hijo puede practicar mientras aprende y descubre nuevas experiencias, conócelas aquí.

Ten en cuenta que no debes obligar a tu hijo a practicar ningún deporte, ni tampoco presionarlo o inculcarle un marcado gusto por competir. Cuando tu pequeño encuentre su deporte predilecto (que pueden ser varios), podrás apoyarlo para que aprenda a medirse a sí mismo y a ser perseverante para alcanzar sus metas y objetivos. ¡Su mayor competencia será él mismo y su mayor logro es ser mejor día tras día!

Para que puedas apoyar este proceso, te queremos dar cinco consejos sencillos para que puedas acompañarlo y ayudarle a tomar la decisión correcta, y así, se involucre en la práctica de alguna actividad física.

2. 5 tips para apoyar a tu hijo en escoger su deporte favorito

¿Qué es lo que más disfruta hacer tu hijo en sus tiempos libres: correr, bailar, saltar, nadar, jugar en grupo o por separado, dibujar, trepar árboles, o montar en bicicleta? Sea la actividad física que identifiques que más le gusta, ésta será beneficiosa para tu pequeño ya que no solo estará desarrollando un estilo de vida activo, sino que también uno cargado de nuevos valores y costumbres favorables para su futuro.

Recuerda que tu hijo aprende de ti. Es aconsejable que te observe practicar algún tipo de deporte, o mejor aún, ¡que lo animes a practicarlo juntos!

A. Ten en cuenta su edad

Antes de los seis años, los niños suelen realizar actividades físicas con fines recreacionales que estén basadas en reglas básicas de fácil retención. Durante este tiempo, tu hijo demostrará ciertos gustos y afinidades por algunos ejercicios que debes favorecer para promover sus habilidades motoras.

Recuerda que debes fomentar estas capacidades en un entorno adecuado; con una constancia mínima para que tu hijo obtenga resultados positivos y así estos se sumen a su creciente motivación deportiva.

Según varios especialistas, no es hasta los ocho años que los niños pueden ofrecer un mejor rendimiento físico, y un notable desarrollo de su memoria a largo plazo. Lo que les permite poder practicar cualquier deporte de forma más organizada y compleja. ¡No olvides que esto es un proceso. Debes ir a su ritmo para que se convierta en algo divertido y agradable para ambos!

B. Entiende el deporte como una actividad sana y lúdica para tu hijo

Es importante que entiendas que tu pequeño querrá divertirse mientras se ejercita, por lo que aún no lo visualices en una carrera deportiva profesional. Mientras tanto, déjalo que desarrolle su coordinación motora, su fuerza y flexibilidad, al igual que su resistencia cardiorrespiratoria. ¡El objetivo será que disfrute al máximo, por sobre todas las cosas!

Es claro que el deporte aporta al crecimiento integral de tu niño, ya que no sólo favorece su físico, sino que incrementa su autoestima y beneficia su pensamiento abstracto. Además, siembra valores típicos del deporte que se verán reflejados en su cotidianidad.

Ten claro que no debes obligar al niño a que haga deporte, ya que esto puede ser contraproducente y crear rechazo en el menor. Es recomendable que uses estímulos basados en sus gustos e intereses por los juegos físicos para que refuerces el que practique alguna actividad que conlleve movimiento.

C. ¿En equipo o solitario?

Observar a tu pequeño mientras juega e interactúa con otros niños es un ejercicio enriquecedor para ti, ya que te permitirá reconocer sus habilidades sociales y motoras, así como sus falencias en estos aspectos.

Al desarrollar una actividad física que implique el trabajar en equipo, tu hijo está aprendiendo a tolerar, respetar, ser solidario y tener espíritu de compañerismo para lograr así una equidad y armonía en el grupo; siendo tu niño un elemento de valor que suma en la colectividad. Por ejemplo, el fútbol, el voleibol, el basquetbol, entre otros.

Pero si por el contrario, tu pequeño no disfruta estar en conjunto, es recomendable que le muestres algunos deportes que pueda hacer de forma individual como la natación, la gimnasia, el tenis, golf, equitación, patinaje, natación, entre otros.

Lo más importante es que los niños crezcan realizando algún tipo de actividad física ya que esto es vital para su adecuado desarrollo corporal y mental.

Si te interesa saber más del tema, puedes leer: 5 dinámicas para que tu hijo aprenda a trabajar en equipo.

D. Muéstrale distintas opciones

En el Gimnasio los Andes contamos con distintas actividades físicas orientadas a contribuir al desarrollo integral de tu hijo. No obstante, tú puedes presentarle a tu pequeño varias alternativas de prácticas deportivas, para que se sienta libre de escoger la que considere que se adapte más a sus gustos y aficiones.

En este punto, recalcamos una vez más que no debes presionar a tu hijo o alimentar su espíritu competitivo de forma nociva; es decir, que no sepa afrontar sus fracasos al igual que no tenga un buen comportamiento en el campo de juego.

Los expertos recomiendan que más que practicar un deporte; los niños deberían realizar cualquier tipo de actividad física que les signifique una rutina a la semana; ya sea de una hora, como caminar, nadar, ir al parque a jugar, entre otras actividades.

E. El deporte en familia

Recuerda que los buenos hábitos se adquieren en casa. Ejercitarse también puede ser una actividad divertida para hacer juntos, no pierdas la costumbre de salir con ellos una o dos veces por semana; como mínimo. Pueden ir al parque de tu barrio, u otros escenarios en los que puedan practicar su deporte favorito. Esto creará hábitos saludables y se convertirá en una rutina familiar divertida.

El hacer una actividad física con tus seres queridos les trae grandes ventajas como salir del sedentarismo, fortalecer el vínculo afectivo y la comunicación en familia, mejorar la calidad de vida al obtener beneficios físicos y psicológicos y así, vivir los valores del deporte como: el respeto, trabajo en equipo, disciplina, entre otros.