¿Por qué crear hábitos y rutinas en familia?

Una sana convivencia familiar incluye ciertos parámetros que inspiren respeto tanto por todos los integrantes de la misma, como por las normas acordadas en casa; que facilitan el adecuado entendimiento, comunicación, y la integración de toda la familia. Reconocer la importancia de crear hábitos y rutinas familiares les permitirá tener una sana convivencia y contribuirá de forma positiva a la formación de tu hijo.

Estas normas y parámetros no son más que distintos hábitos y rutinas, que aconsejamos sean previamente pactados por los miembros de tu familia; en medio de un ambiente participativo, en el que especialmente involucres a tu hijo para que comprenda los acuerdos a los que lleguen e interiorice la importancia de respetarlos. Esto le permitirá asimilar la situación y será beneficioso para su desarrollo interpersonal.

1. Una rutina es diferente a un hábito

Se entiende que cuando hablamos de un hábito, hacemos referencia a la práctica constante de una acción que se adquiere con el tiempo, y que pueden ser cualidades de nuestras personalidades. Mientras que la rutina, la definimos como una actividad cotidiana que se realiza de forma sistemática y que podemos descontinuar en cualquier momento.

Puedes acordar realizar distintas rutinas en familia, para que, con el pasar del tiempo, tu hijo las convierta en hábitos. Por ejemplo, determinar un horario para irse a dormir. Lo que debería pasar es que, teniendo esto claro, van a estimar un horario para otras actividades cotidianas como cenar, desconectarse de la tecnología, alistar lo del siguiente día (la ropa, la maleta, entre otros), lavarse los dientes y prepararse así para dormir.

2. La importancia de contar con hábitos y rutinas en tu familia

Estas rutinas y hábitos no sólo sirven para una adecuada convivencia familiar, sino que moldearán comportamientos futuros que serán vitales para las relaciones sociales de tu hijo. Por esto, es importante que le inculques la importancia de establecer rutinas saludables y que tengan un impacto positivo en su cotidianidad.

Para que puedan vivir en armonía como familia, pueden hacer rutinas que se acoplen a su vida diaria y en las que todos puedan involucrarse de una u otra forma. El ejemplo perfecto para esto sería el cumplir con tareas diarias en el hogar como ir de compras para el mercado, respetar los horarios de cada comida, doblar la ropa, organizar el cuarto, entre otros. El realizarlas en conjunto les permitirá alivianar cargas e integrarse como familia.

Esto le ayudará a tu hijo a comprender la importancia de participar como un miembro activo dentro de un grupo, adquirirá hábitos que marcarán sus comportamientos diarios y le dará habilidades para poder desenvolverse en distintas situaciones. ¡Establecer rutinas familiares que involucren tareas diarias en el hogar son el escenario ideal para ser creativos!.

Recuerda que estas actividades cotidianas pueden influenciar la personalidad así como los comportamientos de tu hijo, por lo que debes tener en cuenta factores como la edad y sus intereses para que no genere rechazo a realizar estas tareas. Tampoco es aconsejable que lo presiones o le impongas realizar actividades que van a generarle malestar. Motívalo para que acate las reglas y demuéstrale que puede ser algo divertido.

El trabajar desde la primera infancia hábitos y rutinas traerá distintas ventajas al desarrollo de tu hijo, tales como:

  • Equilibrio emocional.
  • Formarán su voluntad.
  • Aprenderá a controlar su energía.
  • Crearán hábitos sanos para su vida.
  • Le inculcarán disciplina y responsabilidad.
  • Contribuirá a sus virtudes cognitivas y sociales.
  • Será competente, puntual, y comprometido con su palabra.
  • Favorece una participación activa en la familia y lo hace más cercano.
  • Desarrollará buenos comportamientos y estructurará su personalidad.

3. Ejemplos de hábitos y rutinas para tu hijo

Siguiendo la línea anterior, en la que hicimos referencia a la importancia de sembrar en tu pequeño la incorporación diaria de distintas actividades y acciones positivas para él y la familia; consideramos que estos son algunos hábitos y rutinas que podrías aplicar con tu hijo:

    • Cepillarse los dientes mínimo 3 veces al día.
    • Saber escuchar y expresarse ante los demás.
    • Respetar a los animales y el medio ambiente.
    • Lavarse las manos antes de comer y al ir al baño.
    • Tiempo fijado a la semana para estudiar y reforzar.
    • Establecer horarios para usar la tecnología y para jugar.
    • Saber cuándo comunicarse contigo para evitar interrumpir conversaciones.
    • Leer con frecuencia. ¡Será un hábito muy útil para su diario vivir!
    • Desayunar balanceadamente. Puedes alternar la preparación y presentación de las comidas, ¡usa las redes sociales para experimentar!

También puedes leer: ¿Por qué es importante trabajar en la personalidad de tu hijo?

4. ¿Cómo puedes inculcar en tu hijo hábitos y rutinas sin problemas?

Ten en cuenta que debes partir contando con la buena disposición de tu niño; se lee fácil pero sabemos que a veces no lo es. El papel de la comunicación es vital para que tu hijo exprese sus inconformidades y opiniones, al igual que para que entienda tu intención. Tu perseverancia, amor y paciencia son claves para lograr que tu niño adquiera buenas prácticas en su día a día.

Como hemos mencionado, es importante que inculques en tu hijo desde muy pequeño la práctica constante de distintas actividades acordes a su edad, para que vaya adquiriendo el sentido de tener disciplina en su vida. Bajo tu supervisión, podrás motivarlo para que le genere entusiasmo realizar dicha acción.

El amor y la firmeza serán tus aliados en este camino de aprendizaje, que no solo traerá beneficios para su desarrollo sino para todo el círculo familiar. No dudes en tomar medidas correctivas en las que el diálogo y el respeto sean la base. Asimismo, el papel de cada miembro de la familia será vital para que se sienta acompañado e incluido, y comprenda el rol de cada uno de los miembros, los respete y reconozca como una autoridad.

5. Los hábitos y rutinas en el colegio de tu hijo

Para concluir, queremos recalcar que el adquirir hábitos y rutinas adecuadas a su edad trae grandes beneficios presentes para tu hijo, que se reflejan en sus relaciones sociales, su capacidad de expresión, y su cercanía con la familia al igual que su papel relevante dentro del hogar.

La vida de los niños por lo general transcurre en su mayoría entre la familia y el colegio, por lo que se aprende en casa podrá ponerse a prueba y en práctica dentro de este contexto académico, favoreciendo su adaptación y buena interacción en este ambiente; si cuenta con buenas bases de valores, hábitos y rutinas.

En el Gimnasio Los Andes sabemos que nuestros alumnos llegan a nuestra institución con formaciones desde el hogar que deben ser complementadas con una educación escolar integral siendo una tarea conjunta que contribuya a forjar ciudadanos y profesionales a futuro, con principios y bases que aporten a la sociedad.

Nos gusta organizar espacios de relacionamiento, actividades y dinámicas en donde los miembros de cada familia puedan encontrar herramientas que les permitan definir pautas de crianza y rutinas que les permitan participar activamente en la educación de sus hijos.