¿Cómo educar niños capaces y felices?

Educar a tu hijo en felicidad es posible, sí te lo propones. La sobreprotección o ‘hiperpaternidad’ no es un buen punto de inicio. El que quieras solucionar todos los problemas de tu hijo no es nada productivo para su pensamiento crítico, su tolerancia a la frustración, así como su autoestima. Conoce cómo puedes educar niños capaces y felices.

Enseñarle y construir juntos aquellas bases sólidas de valores, que solo se aprenden en casa, le permitirá tomar sus propias decisiones y desarrollar su capacidad de resiliencia, al igual que aplicar por su cuenta aquellos pasos para alcanzar su felicidad.

En el Gimnasio los Andes entendemos que como padre puedan surgir dudas sobre cómo estás educando a tu hijo, pero lo más importante es que empieces a fomentar un ambiente de autosuficiencia. Por tal motivo, queremos facilitarte algunos tips para acompañarte en una de las tareas más importantes de la vida.

Lee ahora 4 actividades para fortalecer la educación en valores

1. Hablar con amor

Esto no quiere decir que tengas que hablarle como un bebé consentido. Es una persona pensante que está descubriendo la vida, incluso cuando es adolescentes y entiende todo lo que tú le digas; aquí hacemos referencia más al tono, las palabras que usas y cómo las usas.

Hablar con tu hijo con amor es dialogar con paciencia bajo un mutuo respeto y tolerancia. Podrías acordar con tu pequeño el tener unas normas básicas para comunicarse, como escuchar al otro, no usar vocabulario ofensivo ni hablar disgustados, para que así entienda los protocolos sociales sencillos en un diálogo.

Puede interesarte: ¿Cómo reforzar con tu hijo en vacaciones el diálogo y la tolerancia?

El diálogo asertivo estructurará un equilibrio emocional en tu hijo, de ahí la importancia que esté presente en los momentos más difíciles, sobre todo cuando están creciendo. Recuerda la confianza siempre como parte del diálogo y usar esta herramienta antes de reprender sin escuchar a tu hijo.

Conoce cómo desarrollar la asertividad infantil.

2. Autonomía para aprender por su cuenta

La autonomía en tu hijo es una facultad que van trabajando juntos desde que es muy pequeño y a medida que va creciendo. Esta facultad se puede desarrollar acompañando a tu hijo en sus decisiones, sin tomarlas por ellos; sino mostrando alternativas u opciones a las mismas y dejando que por su cuenta aprendan las consecuencias.

Puedes leer: Normas y límites ¿por qué para los niños?

Dentro de esta autonomía en formación debe haber límites impuestos por ti como padre, para así apoyar su capacidad crítica de saber que está mal y porqué. No quiere decir que debas resolver todos los problemas de tu hijo para enseñarle cómo hacerlo; sino que puedas transmitir que tanto en casa como en la sociedad existen unos límites y derechos que tenemos frente a otras personas y normas de convivencia para coexistir socialmente. De allí la necesidad de saber comportarnos y actuar en público.

También puedes leer: Autonomía y responsabilidad, el 5 que no ves en el boletín de tu hijo

3. Fortalecer su inteligencia emocional

A medida que crece tu hijo lo va haciendo su inteligencia emocional. El saber cómo reaccionar a distintas situaciones es un factor clave para su estabilidad y paz interior. Sabemos lo difícil que puede resultar el manejar acertadamente nuestras emociones, pero lo más importante es proponerlo como una meta de entrenamiento mental.

Esta lección es tanto para niños como para los adultos y nunca es demasiado tarde para querer educarlos en inteligencia emocional; pero precisamente de allí la importancia de enseñar a los niños a tener un equilibrio emocional para facilitarles el pasar por tantos malos momentos que puedan afectar su autoestima.

El que tu hijo aprenda técnicas y herramientas que le aporten a su salud emocional será una gran ventaja para que viva en plena felicidad.

4. Buenas relaciones sociales

Al vivir en sociedad con otras personas y seres vivientes como los animales y plantas, debemos aprender a relacionarnos adecuadamente con otros, sin apegos y sin hacer daño. El tener buenas relaciones sociales dependerá también de las bases emocionales con las que se cuente. Cultiva en tu hijo aquellos valores como el respeto, tolerancia, el amor, así como el perdón y el agradecimiento para que los use al momento de relacionarse con otros, y logré entender que no está solo en el mundo, existe junto a otros seres vivos con necesidades.

Lee 10 consejos para desarrollar la empatía y la solidaridad en tu hijo

5. Tener confianza en sí mismo

Esta es una capacidad personal que se va fortaleciendo con el paso del tiempo por lo que es relevante contar con buenos cimientos desde muy temprana edad. El dejar que tu hijo explore sus habilidades le concederá la oportunidad de reconocer sus talentos innatos y el cómo trabajarlos siendo un punto a favor para desarrollar la confianza en tu hijo. Igualmente, es necesario practicar el control del ego, así como las reacciones ante las críticas y el trazarse nuevos retos que aporten a su autoestima.