Habilidades sociales para interactuar en vacaciones

Las habilidades sociales se relacionan con conceptos como autoestima, inteligencia emocional y asertividad. Un buen desarrollo de estas capacidades nos facilita el interactuar en forma adecuada con las personas alrededor, y ayuda en la seguridad y confianza personal.

El descubrimiento y conocimiento de nuestras habilidades sociales se logra ya sea mediante la imitación, la observación y la experiencia, además de comportamientos tanto verbales como no verbales.

Entre las capacidades sociales básicas están: escuchar, iniciar y mantener una conversación, saludar y despedirse, dar las gracias y pedir por favor, además de presentarse y hacer un cumplido. Asimismo, debemos conocer otras habilidades sociales un poco más complejas como son: pedir ayuda, participar, dar y seguir instrucciones, disculparse y perdonar a los demás, ya que incluyen un autorreconocimiento.

Puede interesarte: ¿Cómo reforzar con tu hijo en vacaciones el diálogo y la tolerancia?

Las vacaciones una oportunidad para fortalecer habilidades sociales

Lo que tu hijo hace o deja de hacer en el periodo de vacaciones, puede afectar su crecimiento y su desarrollo integral. Uno de los propósitos de las vacaciones debe ser fomentar la salud y prepararlos para que vuelvan a clases renovados y al mismo tiempo aprovechar para la integración familiar.

Lo ideal es que tus vacaciones coincidan con las de tu hijo, y de esta forma participar y orientar el tiempo libre en familia; pero no siempre es posible, por tanto, pueden recurrir a otras opciones de recreación y sobre todo actividades que ayudan a educar a tu pequeño y al desarrollo de sus habilidades personales.

Puedes leer: 7 juegos y actividades para divertirse aprendiendo en vacaciones

Algunas actividades que permitirán la estimulación y desarrollo de habilidades sociales de tu hijo, además de fortalecer la vinculación afectiva con los diferentes miembros de la familia, son:

  • El deporte: las actividades deportivas fortalecen la voluntad, la disciplina, el trabajo en equipo, y hace niños más fuertes tanto física como emocionalmente; además contribuye a desarrollar habilidades de coordinación, equilibrio y concentración, primordiales en un buen estudiante. El espacio del juego permite a los niños aprender turnos, manejo de la frustración, establecimiento de acuerdos y límites y el manejo de tiempos para disfrutar de actividades compartidas con los padres.

Puedes leer: ¿Cuál es la importancia del deporte para tu hijo?

  • Arte: la música y el arte estimulan la creatividad, la memoria, y las emociones, además de la motricidad fina, la disciplina y mucho más. Pueden aprender a tocar algún instrumento o pintar, hacer maquetas, manualidades, y otras actividades que se pueden llevar cabo mediante talleres grupales, permitiendo que tu hijo interactúe con otros y potencie sus habilidades sociales.

Puede interesarte: Fomenta la creatividad de tu hijo a través del juego

  • Lectura: muéstrale a tu hijo que leer no es algo aburrido y obligatorio, sino que puede ser un mundo mágico por descubrir en medio y que resulta muy entretenido cuando se mezcla con la imaginación. Esto, ayudará a tu hijo a aumentar su vocabulario y estimular su pensamiento.
  • Actividades en casa: así sea con horarios mucho más flexibles, no puedes dejar de lado las responsabilidades y la colaboración de tu hijo tan necesaria en casa. Haz partícipe a tu pequeño en pequeñas tareas de casa como el orden o la limpieza. Que sean actividades que promueven la autonomía y valores personales. Otra opción puede ser cocinar con tu pequeño, esto le brinda seguridad en sí mismo e identificación de sus capacidades motrices, además de sentirse como parte importante de la familia.

Puedes leer: ¿Por qué crear hábitos y rutinas en familia?

  • Salidas con amigos: Permitirles a los niños aprender a establecer amistades por medio del ejemplo, les ayuda a desarrollar y fortalecer habilidades sociales. Cualquier ocasión es propicia para encontrarse con amigos por celebraciones de cumpleaños, pijamadas, asados entre otras opciones, que hacen posible poner en práctica múltiples cualidades sociales.

¿Qué puedes hacer como padre para trabajar las habilidades sociales de tu hijo?

Algunos recursos interesantes para el trabajo de habilidades sociales son:

  • Ofrecer un modelo adecuado: el niño observa cómo actúan los demás, siendo esta una de las principales fuentes de aprendizaje. Esto supone establecer relaciones con respeto y mantener buenos hábitos de convivencia social, que promuevan la cooperación, comprensión y solidaridad.

Puede interesarte: ¿Por qué es importante enseñarle a tu hijo a trabajar en equipo desde casa?

  • Valorar sus aspectos positivos y reforzarlos: Como padre debes valorar las conductas positivas de tu hijo y mantener una buena actitud ante sus logros, por pequeños que sean; esto generará más confianza en sí mismo e impactará positivamente su autoestima y autoconcepto.Debes tener en cuenta que al principio pueda que tu pequeño tenga comportamientos errados o frustraciones, pero debes animarlo a que siga realizando sus retos y cambiando de conductas para que sean adecuadas socialmente, es decir que no sobrepasen los límites de terceros.
  • Proporcionar momentos para poner en práctica sus habilidades sociales: Ofrece a tu hijo una variedad de experiencias sociales para que sea capaz de distinguirlas y analizarlas. De esta manera, ayudas a que se entrene en las habilidades sociales de forma adecuada y vaya aprendiendo poco a poco. Algunos comportamientos que puedes enseñarles son: cuidar la naturaleza y los animales, tener limpieza y el orden, comportarse en sitios públicos, entre otros actos de protocolos sociales.

Te puede interesar: ¿Cómo volver a la rutina después de unas buenas vacaciones?.