¿Por qué leer historias y cuentos con tus hijos?

Durante la primera etapa de vida de nuestros niños es fundamental acercarlos a la lectura, primero leyéndoles historias y luego, dejando que desarrollen su gusto lector a medida que van creciendo. Leer historias y cuentos en familia fortalece la relación y el vínculo familiar y es una productiva actividad que aporta al desarrollo cognitivo, emocional y social de cada miembro de la familia.

La lectura en el hogar es una valiosa herramienta de aprendizaje que permite que desde el más pequeño hasta el más adulto de la familia pueda seguir desarrollando su pensamiento crítico, además de facilitar que todos participen de esta actividad al leer entre todos y ofrecer sus diferentes interpretaciones o posibles finales para la historia leída, es decir, es una forma de compartir conocimientos en familia y construir memorables momentos, mientras se ejercita la memoria, se amplía el vocabulario y las expresiones, y se descubre una nueva forma de entretenimiento. El objetivo de leer historias y cuentos en casa es pasar un divertido momento familiar a la vez que se adquiere una saludable costumbre en el hogar, el principal núcleo educativo para todos los seres humanos.

Crear el hábito de leer en familia facilita que nuestros niños lean cotidianamente. Al interiorizar la formación adquirida en casa, crecerán en un hogar enriquecido por la amplia diversidad de la oferta literaria, que les ayudará a ser ciudadanos del mundo, con una mentalidad global, abiertos a nuevos conocimientos y culturas, además de permitirles aprender de las experiencias transmitidas a través de la lectura, que les brindarán nuevos elementos para sus vidas.

¿Cómo cultivar la lectura en familia?

En la vida como en la lectura familiar lo más importante es la buena actitud. La voluntad y la intención de querer compartir en familia a través de la lectura facilita que la diversión esté presente y nutre mejor la experiencia. La lectura en familia debe ser una actividad frecuente en el hogar, desde temprana edad de los niños, en medio de un ambiente adecuado de lectura en el que el silencio y la atención sean protagonistas. Diversos expertos en la materia señalan que el mejor momento para leer en familia es en la noche, ya que libera el estrés del día y estimula la imaginación de los niños mientras duermen.

Puede que a medida que van creciendo, tus hijos no quieran seguir compartiendo esta actividad familiar. Si este es tu caso, te proponemos que sean ellos quienes escojan nuevas historias y cuentos. Llévalos a eventos como ferias del libro o a librerías, con el fin de amplíen sus gustos e intereses (como el dibujo, los animales, la música, lo fantástico…) para mostrarles diferentes narrativas. Echa mano de tu recursividad e ingenio para que tu hijo mantenga el contacto con la lectura.

(Puedes leer: ¿Por qué crear hábitos y rutinas en familia?)

Consejos para promover la lectura en el hogar

En los niños:

  • No utilices la lectura como castigo ni los obligues a leer.
  • Es importante contar con una biblioteca en casa. No importa si es pequeña, para que tus hijos aprendan de la importancia de este espacio en el hogar.
  • Propicia su participación en la compra de los libros de la casa.
  • Crea espacios en sus habitaciones en los que puedan leer a gusto y tengan acceso a sus libros.
  • Busca lecturas en internet que sean interactivas y que puedas compartir con tus hijos.
  • Comparte historias y cuentos en formato de audio en línea, que sean de su agrado.
  • Anímalos a descubrir sus gustos de lectura y muéstrale diferentes opciones de narrativas.
  • Explícales diversos conceptos y situaciones a través de los libros.
  • Regálales libros acordes a su edad, en fechas especiales como sus cumpleaños o como reconocimiento a un logro personal o académico.
  • Enséñales a compartir en familia desde muy pequeños a través de la lectura y cultiva este hábito en casa, por lo menos una vez a la semana.

(Puedes leer: ¿Por qué es importante trabajar en la personalidad de tu hijo?)

En los adultos:

  • Ten claro que el ejemplo que le das a tus hijos es vital para su desarrollo integral.
  • Si tú tienes el hábito de la lectura, te será más fácil incentivarlo en tus hijos.
  • Sácale tiempo y añádele disciplina.
  • Encuentra nuevas historias y cuentos que leer constantemente.
  • Lee no solo por trabajo o estudio, sino también por gusto propio.
  • Con la adultez se desarrolla la espiritualidad, por lo que leer nos permitirá ampliar nuestra visión y entender nuestra misión en este mundo, tener una vida consciente y seguir aprendiendo nuevos conceptos.
  • La lectura ejercita nuestra memoria, concentración, imaginación y reacciones, además de liberar estrés. Es importante tener presentes estos beneficios para desarrollar el gusto por la lectura.
  • Aléjate una vez al día de la tecnología y reemplaza ese espacio por una buena lectura.
  • Acompaña tus viajes con un buen libro.
  • Recupera las grandes historias y cuentos que guardas en la biblioteca de tu casa.

(Puedes leer: ¡Motiva a tu hijo y díganle adiós a la pereza!)

La lectura en familia desde el Gimnasio los Andes

En el Colegio Gimnasio los Andes contamos con actividades y proyectos que promueven la lectura en familia con la activa participación de los padres, como las desarrolladas desde el proyecto de Lectura Silenciosa Sostenida y los Clubes de Lectores.

“Como parte de nuestras experiencias de participación de los padres de familia, en alguna ocasión les solicitamos leer en casa y filmarse. Quienes quisieron, nos hicieron llegar la grabación del ejercicio. Igualmente, invitamos a padres de familia a participar en el Club de Lectores”, afirma Jorge Luis Rodríguez, coordinador de campo de conocimiento de lenguaje y literatura.

Asimismo, Einar Rubio Vega, bibliotecario del Gimnasio los Andes señala que con el proyecto L.E.O: lectura, escritura y oralidad, los estudiantes más pequeños comparten varias de las lecturas basadas en un autor determinado a inicio del año con sus padres en casa. “Es un proyecto en el que los niños leen con sus familias, pues desde el ciclo infantil es muy importante que los papás participen en el proceso de lectura de los niños”.