La importancia de escuchar para conocer al otro

Escuchar activamente es esencial para el desarrollo integral de tu hijo ya que esta habilidad le permitirá analizar mejor los mensajes que recibe, generar una percepción adecuada de sí mismo y de su entorno, así como relacionarse positivamente con los demás. Sigue leyendo y descubre junto a tu hijo la importancia de escuchar para conocer al otro ahora.

Seguramente, en diversas ocasiones le has dicho a tu hijo: “escúchame y presta atención a lo que te estoy diciendo”, por lo que das por hecho que entiende el mensaje que le estás transmitiendo. Sin embargo, puede pasar que aún no comprenda la importancia de aprender a escuchar y no valore suficientemente esta habilidad de comunicación.

Saber escuchar es una de las habilidades básicas de comunicación que tu hijo debe adquirir para lograr relaciones interpersonales constructivas. Conoce la diferencia entre escuchar y oír, el impacto que tiene en su proceso de desarrollo y algunas actividades que pueden realizar en casa para aprender a escuchar de una manera efectiva.

Te puede interesar ¿Por qué es importante el relacionamiento para el desarrollo de tu hijo?

¿Cuál es la diferencia entre escuchar y oír?

Para empezar, escuchar es un proceso complejo en el que el cerebro convierte sonidos en palabras e ideas que adquieren un significado coherente que se puede procesar, interiorizar, interpretar y comprender, de forma que el mensaje tenga sentido para la persona que lo está recibiendo.

Este proceso se conoce como la retroalimentación de la información y, a través de él, los sentidos se agudizan y funciones cognitivas tales como prestar atención, controlar la respiración, reconocer el lenguaje corporal, entre otras, se activan, disponiéndonos así, a escuchar, lo que nos permite construir una respuesta y continuar la conversación con la otra persona.

De otra parte, al oír, los oídos perciben los sonidos como impulsos nerviosos. Sin embargo, esto puede darse incluso cuando la persona está inconsciente, ya que es función de uno de nuestros sentidos, por lo que no hay una disposición o voluntad específica de interpretación.

Teniendo en cuenta lo anterior, se puede aseverar que una persona oye con los oídos y escucha con la mente y, por ello, en ocasiones, concentrarse en lo que le estás diciendo y comprender con claridad tu mensaje puede ser confuso para tu hijo. Reconocer en qué etapa de desarrollo se encuentra tu pequeño será la clave para reforzar su habilidad de escucha en casa.

Puedes leer ¿Por qué enseñarle a tu hijo a tomar sus propias decisiones?

¿Cómo reforzar la comunicación efectiva en casa?

Acompañar a tu hijo en el reconocimiento de la escucha como un elemento para conocer a los demás, será fundamental para su desarrollo social y emocional, le ayudará a mantenerse enfocado en lo que está pasando a su alrededor, le facilitará concentrarse en sus necesidades, sin dejar de lado las de los otros, fortaleciendo así, su empatía.

Con los siguientes pasos podrán comunicarse de manera efectiva en casa, siendo éste el primer espacio en donde tu hijo asimilará la importancia de escuchar bien, prestar atención y comprender lo que se le está diciendo.

  1. Antes de comenzar a hablar con tu hijo, revisa en qué momento se encuentra: ¿está jugando?, ¿se acaba de despertar?, ¿tiene alguna preocupación?; así, podrás reconocer si está dispuesto a escuchar y seguir tu conversación.
  2. Cuando estén listos, deben disponerse física y mentalmente para que estén cómodos tanto para hablar como para escuchar. Es mejor que estén sentados, que puedan verse a los ojos, que estén al mismo nivel y que sea en un espacio tranquilo.
  3. El respeto debe estar presente en todo momento, por lo que los gestos que utilices, las palabras y la forma como le transmitas el mensaje serán determinantes para que tu hijo te escuche de manera activa y no se distraiga del propósito de la conversación.
  4. Utiliza mensajes concretos, ideas claras, un vocabulario sencillo y escucha lo que tu hijo tenga para decir. Este es un proceso de comunicación que posibilita conocerse aún más y fortalecer lazos para toda la vida.
  5. Al finalizar, pídele que repita lo más importante de lo que acaban de hablar, a qué acuerdos llegaron y pregúntale si tiene algo más para decir. Cuando cierras la conversación así, estarás propiciando que tu hijo interiorice el mensaje y que lo mantenga presente.

Recuerda que todo lo que tu hijo viva en casa, en particular, comunicarse efectivamente, repercutirá de manera positiva en su comportamiento en otros contextos, como el colegio y los amigos.

Descarga nuestro e-Book: 10 dinámicas para resolver conflictos infantiles