Soluciones creativas: La otra forma de resolver conflictos

Sin importar la edad de tu hijo, llegará el momento en el que tendrá que enfrentarse a los conflictos, por lo que es fundamental que, desde casa, le brindes herramientas adecuadas para reconocerlos, actuar con serenidad y resolverlos a tiempo. Sigue leyendo y conoce soluciones creativas: la otra forma de resolver conflictos.

Los conflictos tienen una relación directa con la manera como se comunican las intenciones, sentimientos y necesidades por lo que, ocasionalmente, se generan a partir de malentendidos. Tu hijo aún está aprendiendo el poder de las palabras, la importancia de escuchar al otro para conocerlo e igualmente a manejar sus emociones, por lo que es natural que todavía no tenga claro lo que debe hacer para superar esta situación.

Te puede interesar El poder de la palabra para el desarrollo de los niños

¿Qué es un conflicto?

Cuando hablamos de qué son los conflictos, hacemos referencia a esas situaciones en las que dos o más personas no logran ponerse de acuerdo con respecto a sus opiniones, gustos, necesidades u otros asuntos. Los conflictos hacen parte de nuestra cotidianidad, por lo que la actitud ante ellos y la manera de manejarlos serán determinantes para que se conviertan en oportunidades de aprendizaje y no se transformen en problemas más complejos.

Es importante que hablen en familia acerca de las posibles alternativas de solución ante las eventualidades que puedan presentarse. Esto le permitirá a tu hijo desarrollar sus habilidades para resolver conflictos y aplicarlas en diversos contextos.

Es fundamental que tu hijo adquiera esta habilidad a temprana edad y la refuerce a lo largo de sus ciclos de aprendizaje, ya que tendrá impacto en su desarrollo social y, en particular, al relacionarse con los demás. Contando con esta habilidad, tu hijo podrá aportar a su entorno, adquirir reconocimiento social, vivir más tranquilo y dejar una huella positiva en los espacios en donde se desenvuelva.

Lee ahora ¿Por qué es importante el relacionamiento para el desarrollo de tu hijo?

¿Cómo solucionar un conflicto?

Todo conflicto debe ser tratado sobre la base del respeto por el prójimo, fomentando la escucha y el diálogo para lograr un acuerdo entre los involucrados. Por esto, una vez tu hijo comprenda que los conflictos son parte de la cotidianidad podrá ver que, dependiendo de cómo los maneje, pueden tornarse en algo positivo e identificar soluciones que le permitan gestionarlos de una manera razonable.

Aunque cada escenario es diferente, existen algunas soluciones creativas que tu hijo podrá aplicar a la hora de resolver conflictos. Lo más importante es que siempre, sin importar a lo que se enfrente, recurra a una opción sana, e incluso, divertida, que le permita crecer como persona y aprender para la vida.

Descarga nuestro e-Book: 10 dinámicas para resolver conflictos infantiles

1. Respira y cuenta hasta tres

Muchas veces, cuando un niño se enfrenta a un problema, las emociones y los sentimientos lo dominan, pasando por alto que todo problema tiene solución. Para evitar que esto suceda, pueden trabajar la técnica de respirar y contar hasta tres.

Lo que debe hacer es sencillo y consiste en que cada vez que se vea en un problema, cierre los ojos, respire y cuente hasta tres. Cada respiración debe ser consciente para que su mente se calme, sus pensamientos se despejen y pueda encontrar el foco para identificar exactamente qué es lo que sucede. Al terminar las respiraciones, es importante que vuelva a abrir los ojos y con calma pregunte “¿cómo podemos superar esta situación?”.

Inicialmente, realiza esta técnica en casa, para que puedas ayudarlo a identificar en qué momento debe recurrir a ella y le muestres cómo puede convocar a los demás a participar. Sin darse cuenta, estará reforzando su capacidad de concentración, aprendiendo a controlar sus emociones y, así, a ser consciente de sus acciones.

2. Libros y héroes para la vida diaria

Los libros pueden ser grandes maestros para tu hijo, por lo que fomentar su interés por la lectura le permitirá reconocer algunas opciones a las que puede recurrir cuando quiera resolver un conflicto.

Lo ideal es que dediquen un momento al día para leer libros e identificar conjuntamente algunas acciones sencillas que marcan la diferencia, como: preguntar qué sucede, dar la palabra, escuchar a los demás, apoyar a los amigos, respetar las opiniones, entre otras.

Una vez las identifiquen, es importante que hablen acerca de cómo puede aplicarlas cuando se enfrente a una situación complicada y que identifique porqué serían buenas alternativas. La intención con este ejercicio es que, además de reconocerlas para sí mismo, pueda transmitirlas a los diversos espacios en los que se desenvuelva, de forma que se convierta en un agente positivo de cambio.

3. Ahora, ¿quién soy yo?

Los juegos de roles pueden ser excelentes apoyos para el desarrollo de tu hijo ya que propician el aprendizaje de diversos temas de forma lúdica. En cuanto a identificar posibles opciones para resolver conflictos, lo ideal es que reconozca los dos papeles del conflicto: quien lo inicia y quien lo resuelve.

Pueden recrear situaciones en las que tu hijo sea quien inicie el conflicto o quien lo resuelva. Es importante que establezcas pautas y le brindes una guía para que vea los pros y los contras de cada una de las acciones. Recrea tantas situaciones como quieras y, al finalizar cada dramatización, habla claramente con tu hijo sobre lo que aprendió y cómo cree que puede aplicarlo en su vida diaria.

4. La rueda de la confianza

El respeto, la empatía y la confianza son esenciales para que tu hijo resuelva conflictos. Con el juego de la rueda de la confianza identificará sus habilidades para abordarlos y aprenderá la importancia de contar con los demás para seguir adelante cuando se presenten.

Para empezar, los niños deben ser divididos en mínimo dos grupos. A cada grupo se le entregará un problema sencillo, a resolverse en un determinado tiempo. La intención es que los niños se motiven a dialogar, tomar decisiones, explorar diversas soluciones y, finalmente, a llegar a un consenso. Al finalizar el ejercicio, los niños deben presentar su propuesta al grupo en general.

Con este ejercicio, además de demostrarle el valor de trabajar en equipo, incentivarás en tu hijo la generación de soluciones creativas, construyendo en conjunto y pensando más allá de los límites.

Lee el e-Book: ¿Por qué la creatividad no es sólo para genios?

Estos juegos son esenciales para que los niños cuenten con habilidades y herramientas que apoyan su desarrollo integral en múltiples contextos. Adquirirlas y reforzarlas en sus diversas etapas de crecimiento les permitirá alcanzar sus objetivos en el medio educativo y a lo largo de su vida.