4 consejos para enfrentar la pandemia en familia

El Covid19 está cambiando drásticamente nuestras vidas no solo asestando un duro golpe a nuestra capacidad como padres de satisfacer las necesidades básicas de nuestros hijos, sino además eliminando o cambiando elementos esenciales de la red estabilizadora de la familia como por ejemplo, las escuelas y las relaciones con los más allegados. Enfrentar la pandemia en familia se ha convertido en un reto.

Ahora todos en casa; y el aprendizaje, las relaciones y las rutinas de los niños se han visto trastocadas. Mientras que para algunos pasar meses juntos con los niños ha fortalecido su relación, para otros en cambio ha sido una tormenta perfecta de dificultades, de falta de espacio, de incertidumbre y miedo.

Pero qué hacer ¿qué es cierto dentro de este caos? ¿cuál es el movimiento correcto? Respira hondo y comencemos:

¿Cómo enfrentar la pandemia en familia? 4 pauta para no desfallecer en el intento

1. Comunicarse y escuchar

Escuchar y dialogar sobre los miedos que como familia están sintiendo, reforzando los logros y aciertos para afianzar la seguridad y confianza del núcleo familiar, creará espacios de distensión y fortalecerá la unión.

Hablar también nos permite reducir la ansiedad en este momento coyuntural y además genera espacios de acercamiento y momentos valiosos en la crianza del niño. Por ejemplo, dentro del espacio de tutorías llamado “Esto es para ti”, que realizamos en el Gimnasio los Andes, nuestros estudiantes platican sobre las dificultades y las cosas positivas que están viviendo y una de las situaciones que refieren con mucha alegría es el tiempo que ahora pasan con sus padres.

Te puede interesar leer “Actividades para reforzar el vínculo entre padres e hijos”

¿Cómo comunicar sobre la pandemia a los niños? Sobre cómo hablar con nuestros hijos sobre la situación actual es importante hacerlo con sinceridad y asertividad, sin minimizar en ningún momento la situación que como familia estamos atravesando. Los niños deben comprender por qué es necesario el autocuidado, que por más incómodo que sea un tapabocas, ese es un elemento de seguridad que puede marcar la diferencia.

2. Mantener las rutinas familiares

Mantener las rutinas es muy importante para la organización de la familia, para que la convivencia sea más sana y nos pueda ayudar a seguir manejando esta nueva normalidad.

Hacer que los niños tengan horarios para sus actividades, que puedan cumplir con sus actividades escolares y tener tiempo para actividades recreativas, les permite sentirse más tranquilos. Sin embargo, hay que encontrar un equilibrio pues hay actividades que, al menos por ahora, no pueden ser realizadas como por ejemplo, paseos familiares, visitas a los amigos o incluso actividades extracurriculares,

¿Qué rutinas sí deben mantenerse?

Ejercicio – La actividad física diaria hace que los niños sean más felices. El ejercicio afecta positivamente el estado de ánimo, aumenta el nivel de energía y ayuda al aprendizaje. Te invitamos a leer “Actividades físicas para hacer en casa con niños pequeños” por si necesitas ideas.

Descanso – Ahora más que nunca es importante para tu hijo mantener los horarios de sueño, respetar la hora de levantarse y de ser posible no permitir que las pantallas les acompañen en su habitación.

Nutrición – La dieta equilibrada nunca tuvo una mejor época que esta. Con todos en casa y con la necesidad de cuidar nuestra salud y nuestro bolsillo no hay mejor opción que una buena alimentación. Además ¡ahora todos podemos comer en familia! Este puede ser un buen momento para acercar a los niños a la cocina. Haz clic y descarga nuestro eBook “Recetas divertidas para mini chefs”.

Relaciones – Usemos bien la tecnología, controlemos el tiempo de pantallas en solitario y más bien acerquémonos en familia a la tecnología para tener un almuerzo en línea con los abuelos o celebrar una fiesta virtual con los amigos de nuestro hijo. Mantener relaciones con verdaderos amigos y familiares nos hace bien a nosotros y a los demás.

3. Gestionar redes de apoyo

Padres, no están solos. En el Gimnasio los Andes siempre estamos abiertos a espacios de diálogo con la familia y nuestro equipo profesional se encuentra preparado para aconsejar y guiar a los estudiantes y sus familias. Todo el equipo de psicología se encuentra en un constante trabajo, haciendo charlas, haciendo videos y actividades, dando consejos y tips sobre cómo enfrentar la pandemia en familia a los estudiantes para que ellos pueden poner en práctica con fin de cuidar su salud mental y física, y que asimismo ellos logren transmitir ese conocimiento en sus respectivas casas.

Ya fuera de la comunidad educativa y la familia gimnandina es importante establecer nuevas conexiones, una comunidad de apoyo que les permitan como núcleo familiar involucrarse en los esfuerzos locales para apoyar a las personas que son más vulnerables durante la situación del coronavirus. Los actos de empatía y de bondad unen mucho a las familias, aumentan su resiliencia y sobre todo les permiten poner todo en perspectiva, en su justo lugar.

Cuídate y cuida a los demás

Habrá ocasiones, y muchas, en las que vas a necesitar recargar baterías y el mejor consejo que podemos darte es: tómate un tiempo para ti cuando lo necesites. En esta pandemia escucharás sobre lo importante de cuidar tu salud física, de respetar las normas biosanitarias, y ciertamente debemos acatarlas al pie de la letra; pero hablemos también de la salud mental y emocional y sus cuidados.

Por ejemplo, ahora son todos en casa es posible que el desorden campe a sus anchas, que el teletrabajo se haya tomado todo tu tiempo y los platos en la cocina todavía estén esperando para ser lavados. Cuídate y comienza a compartir responsabilidades, ya sea repartir el lavado de platos, pasar la aspiradora o simplemente poner una lavadora hacer las tareas del hogar juntos puede fortalecer los lazos familiares y sin duda es un alivio para tu salud mental.

O puede ser que las responsabilidades hayan crecido como molinos del Quijote. Para, respira, cuídate y comienza a fijar límites al trabajo para que puedas disfrutar de comer juntos varias veces a la semana o hacer actividades divertidas en familia.