Actividades para reforzar el vínculo entre padres e hijos

Si solo podemos elegir una actividad para reforzar el vínculo entre padres e hijos, sería tener un plan que incluya a todos los miembros de la familia. Pasar el tiempo juntos es el mejor regalo que una familia puede darse, por eso hoy queremos hacer una lista de 7 dinámicas que te permitan no solo tener un tiempo de calidad, sino además reforzar la comunicación, el sentido de pertenencia y seguridad de todos los miembros de la familia.

Situaciones de crisis o estrés como la que vivimos actualmente debido a la incertidumbre o el cambio de rutinas familiares, educativas y profesionales exigen más de nuestras familias por lo que preguntarse: ¿cómo podemos favorecer un vínculo positivo entre nosotros? ¿como padres cómo podemos brindar experiencias que se conviertan en potentes mensajes de protección, seguridad y afecto de manera incondicional?

A continuación abordamos unas dinámicas familiares muy sencillas pero de altísimo impacto para que, incluso en estos momentos, puedas beneficiar a tu hijo.

7 prácticas que construyen conexiones familiares fuertes

  1. Programar tiempo en familia: Hay un viejo adagio que asegura que si no hay un tiempo para una tarea, esa tarea no se hace. Todas nuestras actividades tienen un espacio y un tiempo ¿por qué estar en familia no? Revisen juntos el horario de cada uno y designen un horario para hacer una actividad en familia, por ejemplo: ver una película, hacer la cena que más les gusta, practicar una rutina de ejercicios (Te recomendamos leer: Actividades físicas para hacer en casa con niños pequeños) o incluso grabar un video o hacer una llamada a los abuelos.
  2. Hacer tareas de la casa en familia: Lo que más genera una conexión entre personas es tener metas en común, y no existe un mejor objetivo familiar que tener un hogar confortable y limpio. Este trabajo en equipo adquiere más relevancia cuando nos hace responsables de una parte del bienestar de todos.
  3. Planificar vacaciones juntos: No tienen que esperar que las fechas de vacaciones se acerquen. Este es un gran momento para sentarse y decidir juntos qué quieren hacer y cuales lugares quieren visitar en sus próximas vacaciones. Lo importante es integrar los gustos y aficiones de los padres y los hijos para que se sientan involucrados en la organización y planeación de las vacaciones.
  4. Participar en actos de voluntariado: “Mientras más damos, más felices somos” es una enorme verdad, y que tu hijo pueda aprenderlo desde pequeño es la mejor oportunidad que tienes para ejercitar el amor fraterno y la empatía.¿Quién no recuerda esos actos de bondad de nuestros padres para con extraños? ¡Los veíamos como héroes! ¿Y si involucramos a la familia en jornadas de voluntariado? Desde visitar fundaciones animalistas para bañar y pasear perros hasta organizar una colecta familiar para llevarle regalos y un buen almuerzo a adultos mayores que viven en ancianatos.
  5. Crear un tablero de metas familiares: Establecer juntos las prioridades de la familia ayuda a tener objetivos en común, nivela las cargas de poder y aligera la tensión que siempre existe entre padres e hijos. ¿Dónde y cómo nos vemos en 10 años? ¿cómo espera tu hijo que estés dentro de 15 años? ¿qué estamos haciendo en familia para que ese tablero de sueños y metas se cumpla?
  6. Mantener las tradiciones familiares: ¿recuerdas ese momento navideño de adornar el árbol con tus padres? O esa rutina de almorzar los domingos con los abuelos y luego ganar un interminable juego de mesa. Las tradiciones familiares crean los recuerdos que acompañarán a tu hijo para toda la vida, le ayudan a sentirse parte de un grupo y reafirma su identidad.
  7. Unirse a la comunidad: No vivimos en una burbuja y debemos asegurarnos como familia de construir y pertenecer al entorno. En el Gimnasio los Andes fomentamos actividades que involucran a la familia, haciendo clic aquí puedes ver algunas.

Reforzar el vínculo familiar permite que tu hijo aprenda y/o mejore sus habilidades sociales, eleva su autoestima, fomenta un mejor comportamiento y lo más importante protege los lazos familiares y construye conexiones fuertes entre padres e hijos.

Si te interesa ahondar sobre cómo construir relaciones sanas y protagonizadas de respeto y cariño en familia te invitamos a descargar este contenido.

Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ